Espacio público y personas, la obra documental de Iwan Baan

A relación das persoas cos espazos arquitectónicos, a súa adaptación ás diferentes estancias e a utilidade dos hábitats para a xente, máis aló dos conceptos que podamos ter no chamado “primeiro mundo”, foi o contido da intervención do artista holandés  Iwan  Baan na  Facultade Ágora.  Baan é un reputado fotógrafo de espazos cuxas fotos teñen un ingrediente imprescindible: as persoas.

La intervención estuvo respaldada por sus propias fotografías, que eran utilizadas para explicar la forma en que las personas se adaptan a los entornos construídos, ya que la arquitectura tiene sobre todo el valor de servir de marco a la vida de la gente. Un ejemplo fue un reportaje documental en Abdiján, donde las comunidades utilizaban los espacios transicionales entre los interiores y los exteriores de edificios para crear lugares de convivencia.

Espacios privados y públicos que se utilizaron para generar simbiosis estanciales entre los habitantes y usuarios de las calles y plazas, normalmente llenas de vitalidad, ya que el sentido comunitario en África todavía es vigoroso.

La arquitectura como generadora de comodidades ante las inclemencias meteorológicas es rápidamente asumida por las comunidades humanas, que la adaptan a sus necesidades. Así ocurre con las estructuras brutalistas que se construyeron en algunos lugares de África gracias a las aplicaciones del hormigón a grandes edificios públicos civiles o religiosos.

También se refirió a los espacios públicos en arquitecturas efímeras como las experimentadas cerca del Ganges, en un festival de naturaleza religiosa por el que pasan unos 6 millones de personas durante 6 semanas, dentro de la estación seca, para lo cual se monta una enorme ciudad de tela en base a tiendas de campaña que acogen todos los servicios que se necesitan para la vida cotidiana, con la particularidad de que sólo a partir de 2013 se ha dotado de instalación eléctrica.

Soluciones, en definitiva, de carácter local o hiperlocal, que generan las propias comunidades para satisfacer sus necesidades inmediatas. Y la fotografía está ahí para documentarlas y aportar su luz para difundirlas y estudiarlas en relación al comportamiento humano en el uso del espacio.

Outros artigos de última hora